El suelo tradicional japonés de caña de arroz prensada. Puede ser encajado en una base de madera maciza, formando una tarima que permite una utilización completa del espacio de descanso. Sobre el conjunto de tatami y base se puede andar, se puede colocar un futon o un colchón, además de mesitas, lámparas, cojines...